miércoles, 23 de julio de 2014

Organizaciones innovadoras: estructura, aprendizaje y adaptación

La innovación es una importante fuente de crecimiento y un factor determinante para la ventaja competitiva de numerosas organizaciones. Generar innovación exige los esfuerzos coordinados de muchos participantes distintos y la integración de actividades vinculadas a múltiples funciones especializadas, dominios de conocimiento y ámbitos de aplicación. Por ello, la creación organizacional es fundamental en el proceso de innovación (Van de Ven et al., 1999). La capacidad de una organización para innovar es una condición sin la que no puede darse una utilización eficaz de los recursos inventivos y las nuevas tecnologías. A la inversa, la introducción de una nueva tecnología coloca casi siempre a las organizaciones ante un complejo entramado de oportunidades y desafíos que generan cambios en las prácticas de gestión y favorecen la aparición de nuevas formas organizacionales. 
Las innovaciones organizacionales y tecnológicas se entremezclan. Para Schumpeter (1950), los cambios organizacionales son, junto con los nuevos productos y procesos y los mercados emergentes, factores de destrucción creativa.
La literatura existente sobre la innovación organizacional es muy variada y se puede clasificar a grandes rasgos en tres corrientes. Las teorías sobre el diseño organizacional se centran esencialmente en el nexo entre las formas estructurales y la tendencia de una organización a innovar (por ejemplo, Burns y Stalker, 1961; Lawrence y Lorsch, 1967; Mintzberg, 1979). La unidad de análisis es la organización, y el objetivo principal de la investigación es identificar las características estructurales de una organización innovadora o determinar los efectos que diversas variables estructurales organizacionales tienen sobre la innovación de los productos y los procesos. Las teorías sobre cognición y aprendizaje de las organizaciones (Glynn, 1996; Bartel y Garud, 2009), en cambio, subrayan las bases cognitivas de la innovación organizacional, que según estos estudios tiene relación con el proceso de aprendizaje y creación de conocimiento de una organización (Argyris y Schon, 1978; Nonaka y Takeuchi, 1995; Nonaka y Von Krogh, 2009). 
Esta corriente de trabajo proporciona una microlente que ayuda a entender la capacidad de las organizaciones para crear y explotar el nuevo conocimiento necesario para las actividades innovadoras. Una tercera corriente de investigación es la dedicada al cambio y a la adaptación de las organizaciones y a los procesos que subyacen tras la creación de las nuevas formas organizacionales (Lewin y Volberda, 1999). Su objetivo principal es entender si las organizaciones pueden adaptarse cuando se enfrentan a grandes cambios tecnológicos y a transformaciones radicales del entorno. En este contexto, la innovación se entiende como la capacidad de responder a los cambios del entorno externo y de influir en él y moldearlo (Burgleman, 1991, 2002; Child, 1997; Teece, 2007).


martes, 22 de julio de 2014

Guía para Jóvenes que buscan un trabajo en verano

Ha llegado el verano, y muchos jóvenes aprovecharán el tiempo sin clases para dedicarse a adquirir experiencia internacional dentro y fuera de España. Para facilitar su búsqueda, Universia ha creado una guía para acercar a estos jóvenes a algunos de los sitios que les serán más útiles para conseguirlo.


En primer lugar, la guía deja claro que el lugar donde buscar depnde del trabajo que se busca. Si uno está interesado en trabajar en el entorno público, la web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) es un buen lugar para comenzar. Allí se contratan directamente a los trabajadores y luego se los cede a una empresa usuaria, que se encargará de dirigirte y controlar tu trabajo. Las empresas que operan a través de este servicio se encuentran en el sitio del Ministerio de Empleo. 

De hecho, la propia red Universia ofrece oportunidades laborales de todo tipo y para todo sector en su portal de empleo, incluidas ofertas de prácticas profesionales dentro y fuera de nuestro país, para tener un primer contacto con el mundo profesional. Pero también se puede recurrir a sitios específicos de empleo para universitarios en verano, como StudentJob.

El interés se centra en el sector servicios

Los parques temáticos y de ocio florecen en verano, y en general buscan jóvenes de entre 20 y 35 años que tengan disponibilidad, dominio de idiomas y facilidad para el trato con el público. Necesitan todo tipo de especialidades, como recepcionistas, cocineros, camareros, monitores, músicos, actores, etc. Algunos de los parques más populares son Aspro Parks, que cuenta con 41 parques y centros en diferentes lugares de Europa, Grupo Parques Reunidos, con 72 parques en todas partes del mundo o Isla Mágica, Port Aventura o Terra Mítica.

En el caso de hostelería, turismo y ocio, aún se encuentran vacantes en ciudades de vacaciones, balnearios, campings, cruceros, albergues y hoteles. En general la recepción suele ser desempeñada por estudiantes de Turismo en prácticas, aunque también buscan animadores turísticos, un puesto que requiere en general formación en animación y un buen nivel de idiomas. 

También hay puestos disponibles en chiringuitos, discotecas, supermercados, farmacias y quioscos de localidades costeras. En las diferentes zonas suelen colocar cartelería de oportunidades laborales, pero si uno prefiere buscar online, existen bolsas especializadas como Animajobs, Fiesta Consulting, Turijobs o Turiempleo. 

Los grandes almacenes a veces realizan contrataciones de jóvenes con ganas de trabajar que cubran las vacaciones del personal y atiendan a las rebajas. Para trabajar en ello necesitas una buena presencia, dotes comerciales y aptitudes de comunicación con los clientes. Lasonet ofrece enlaces directos a ofertas laborales de grandes tiendas como El Corte Inglés, Carrefour y Decathlon, entre otros. 

Conseguir un trabajo de verano en el extranjero

El trabajo de verano en el extranjero no sólo permite conocer otras culturas o aprender otros idiomas, sino que además garantiza una experiencia profesional para el futuro y en el mejor de los casos el dinero suficiente para costear el viaje. En general son empleos poco calificados que no requieren experiencia previa. 

Para encontrar ofertas en todos los sectores a nivel europeo se puede consultar el Portal Europeo de la Juventud, el Portal Europeo de la Movilidad Profesional, la web del Servicio Público de Empleo Estatal o las consejerías de empleo de las embajadas españolas, entre otros. Asimismo, en el ámbito privado, los portales que ofrecen trabajos temporales son 4icj, 5campus, Any work anywhere, Back Door Jobs,Career One, o Eurograduate.

Para los recién titulados con ganas de vivir una experiencia divertida pero profesionalmente muy válida también hay muchos sitios de empleo de verano, como Gap Year, Holiday Break Jobs, Job Junior, Riley Guide, Seasonal Jobs, Seasonal Jobs 365, Season Workers, Summer Jobs,Trabajar por el Mundo y Transitions Abroad. 

La guía completa con todos los enlaces se puede consultar aquí.

lunes, 21 de julio de 2014

Tecnología low-cost de países pobres que salva vidas en los países ricos

A comienzos de la década de 1990, el doctor Therdchai Jivacate comenzó a trabajar en una idea revolucionaria: proporcionar prótesis a los ciudadanos de Tailandia a un precio razonable. Probablemente, la clave de esta historia radica en el concepto “razonable”. ¿Acaso es razonable pedir hasta 20.000 dólares por una pierna ortopédica en un país en el que se ganan 2 dólares al día? Therdchai Jivacate pensó entonces que lo razonable para un campesino tailandés era pagar unos 30 dólares por esa prótesis. Y, gracias a su espíritu innovador, convirtió lo sensato en real. A partir de botellas de yogur bebible, su fundación moldea piernas y pies ortopédicos que hacen la vida más fácil a miles de personas.
Es una solución barata, pero no de baratillo. “Aunque pueda sonar contraintuitivo, la calidad exigida por la gente pobre tiende a ser más alta que la calidad exigida por los ricos“, explica Vijay Govin­darajan, uno de los hombres que mejor conoce este tipo de apuestas por la innovación desde los países en desarrollo. Los habitantes de las zonas rurales de Tailandia no necesitan las prótesis para pasear por las aceras de una gran ciudad occidental, sino para meterse en los arrozales, transportar bienes en bicicleta o subir a los árboles. Por eso, la ortopedia debe ser más duradera, resistente y manejable.
“Se trata de exprimir el paradigma de rendimiento ofreciendo más por menos”, resume Govindarajan, creador del término “innovación inversa” (reverse innovation), que define estos estallidos de ingenio que surgen donde la necesidad aprieta, en países del Sudeste asiático, de África o América Latina, y cuyos logros pueden exportarse hacia el primer mundo. Hoy, mientras algunas de las víctimas del atentado del maratón de Boston sufren todo tipo de penurias para costearse una prótesis, los damnificados por las minas de Laos, Birmania, Malasia o Tailandia cuentan con soluciones que se adaptan tanto a sus piernas como a sus bolsillos.
Govindarajan comenzó a desarrollar este término cuando descubrió que muchos de los sofisticados inventos occidentales no llegaban a los países en vías de desarrollo por su elevado precio y complejo funcionamiento. En los años en los que estuvo al frente de la asesoría de innovación de General Motors, el gigante estadounidense desarrolló unaparato que realiza electrocardiogramas que sólo cuesta 500 dólares, frente a los 10.000 de los que encontramos en hospitales de Europa o EEUU. Además, su sencillo funcionamiento no obliga a que lo use un técnico especializado que también se encargue del mantenimiento. Se desarrolló pensando en las necesidades de India o África, pero se han vendido por millares en 125 países.
Ahora, son los innovadores de las regiones pobres del planeta los que diseñan sus propias soluciones tecnológicas por cuatro perras, perfectamente adaptadas a sus necesidades y exportables al primer mundo gracias a su eficiencia. “Debido a los bajos ingresos per cápita en el mundo en desarrollo, las condiciones son propicias para innovaciones que ofrecen una calidad decente a un precio ultrabajo, es decir, una solución del 50%, a un coste del 5%. Al principio, una solución del 50% es poco atractiva en el mundo rico, pero con el tiempo el rendimiento se eleva hasta que finalmente también le resulta atractivo”, escribe Govindarajan.
Los ejemplos comienzan a desarrollarse como setas tras la lluvia, como sistemas de telemedicina por SMS desarrollados en África que ya se están empezando a estudiar en EEUU por su eficacia y ahorro. En India ya se usan pañales con sencillo chip que diagnostica enfermedades mortales al entrar en contacto con las heces de los bebés. Recientemente, un invento del argentino Jorge Odón para ayudar en los partos que se complican está ganando defensores y todo indica que jubilará para siempre los dañinos fórceps. “El dispositivo Odón, cuyo desarrollo cuenta con el apoyo de la OMS y que en estos momentos se encuentra en la fase de ensayos clínicos, ofrece una solución sencilla y de bajo costo para asistir los partos y proteger a las parturientas cuando se prolonga el parto”,aseguró Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
La innovación inversa, que nace entre pobres y deslumbra a ricos, comienza a encontrar su hueco en el mundo gracias al talento para hacer virtud de la falta de resursos. Y uno de los objetivos claves es, obviamente, el cuidado de la salud: es mejor inventar un nuevo método que adaptar uno traído de fuera.

viernes, 18 de julio de 2014

¿Qué es la Inclusión Social?

jueves, 17 de julio de 2014

Los estudios del futuro consisten en el estudio sistemático de futuros posibles, probables y preferibles, incluidas las visiones del mundo y los mitos que subyacen a cada futuro. Durante los últimos cincuenta años aproximadamente, el estudio del futuro ha pasado de predecir el futuro para determinar futuros alternativos a configurar los futuros deseados, tanto a nivel colectivo y externo como a nivel individual e interno (Masini 1993; Bell 1996; Amara 1981; Sardar 1999; Inayatullah 2000; Saul 2001).
A lo largo de este periodo, los estudios del futuro han pasado de centrarse en el mundo externo y objetivo a adoptar un enfoque estratificado en el que nuestra manera de ver el mundo configura el futuro que vemos (Inayatullah 2002). En este enfoque crítico de los estudios del futuro (el giro postestructural), el mundo externo se ve influido por el interno y, de manera crucial, el mundo interior de una persona se ve influido por la realidad exterior. Mientras que muchos recurren a los estudios del futuro para reducir riesgos y evitar los futuros negativos, sobre todo el peor de los casos, otros tratan activamente de crear futuros deseados, con visiones positivas del futuro (Masini 1983). Por tanto, la identificación de futuros alternativos es un baile fluido de estructura (los pesos de la historia) y de acción (la capacidad de influir en el mundo y crear los futuros deseados).
A medida que el mundo se vuelve cada vez más arriesgado, por lo menos en cuanto a su percepción, si no de hecho, los estudios del futuro son adoptados con entusiasmo por equipos de liderazgo ejecutivo y en los departamentos de planificación de organizaciones, instituciones y naciones de todo el mundo. Mientras que los estudios del futuro se adaptan cómodamente a modo de función ejecutiva ofreciendo una visión global, aún se sigue apreciando una serie de tensiones tangibles entre los marcos de la planificación y los estudios del futuro. La planificación pretende controlar y cerrar el futuro, mientras que los estudios del futuro lo que pretenden es abrirlo, avanzando desde “el” futuro único hasta los futuros alternativos.
Para comprender el futuro o los futuros, se necesita un marco teórico coherente. Hay cuatro enfoques que resultan clave para la prospectiva (Inayatullah 1990). El primero es predictivo, basado en las ciencias sociales empíricas. El segundo es interpretativo, basado no en la previsión del futuro, sino en la comprensión de imágenes del futuro contradictorias entre sí. El tercero es crítico, derivado del pensamiento postestructural y centrado en averiguar quién se beneficia de la comprensión de determinados futuros y qué metodologías privilegian a ciertos tipos de estudios del futuro. Mientras que se evitan las pretensiones de verdad, no ocurre lo mismo con el precio de la epistemología: toda decisión derivada del conocimiento privilegia la realidad de diversas maneras (Shapiro 1992; Foucault 1973). El cuarto enfoque consiste en el aprendizaje o investigación mediante la acción participativa. Este enfoque es mucho más democrático y se centra en los grupos de interés que desarrollan su propio futuro, basándose en sus supuestos del futuro (por ejemplo, si el futuro es lineal o cíclico) y los aspectos que les resulten críticos (Inayatullah 2007).
Aunque resulte útil disponer de una teoría del futuro, aún sigue siendo necesario establecer un marco conceptual que nos permita comprender el futuro. Entre los distintos enfoques disponibles, se encuentra el de los Seis Pilares (Inayatullah 2008). El primer pilar consiste en la “Planificación del futuro”, cuyo método principal es el triángulo de futuros (Inayatullah 2002; 2007). El segundo pilar es el de la “Anticipación del futuro”, cuya metodología central consiste en el análisis de problemáticas emergentes (Molitor 2003). El tercer pilar es la “Temporización del futuro”, con la micro, meso y macrohistoria (Galtung e Inayatullah 1997) como “metodologías” más útiles. El cuarto pilar es la “Profundización en el futuro”, que se fundamenta en el análisis causal estratificado (Inayatullah 2004), aunque dicho análisis sea también una teoría de los estudios del futuro. El quinto pilar consiste en la “Creación de alternativas”, empleando como metodología más importante la planificación de escenarios. El sexto y último eje, la “Transformación del futuro”, tiene como metodologías más importantes la visión de futuro y la retrospectiva (Boulding 1995).

miércoles, 16 de julio de 2014

¿Sabes cuáles son las cuatro ‘pes’ sobre las que deben sostenerse los nuevos modelos empresariales?

Para poder desarrollar un futuro más sostenible, los modelos empresariales del siglo XXI deben sostenerse sobre unos resultados finales que llamaremos de “las 4 pes” donde las Personas, el Planeta, el Placer y, por último, el Provecho (el Beneficio) sean los principios fundamentales.
La mayoría de las personas pueden estar de acuerdo con esta idea y a la vez pretender llevar unas vidas más sostenibles, pero nuestra sociedad del “siempre conectado” promueve la cultura del consumo constante.
Para ser un ganador, habrá que implementar una estrategia y un escenario pensando en las cuatro ‘pes’
La medición del verdadero valor y potencial de cualquier marca del siglo XXI reside en la manera en que esta establece comunicación con el conjunto del mundo. Para ser un ganador, habrá que implementar una estrategia y un escenario pensando en las cuatro ‘pes’: las personas (people) y el planeta (planet), y de cómo mantener el equilibrio con la pe esencial de placer (pleasure): el significado y la base de la buena vida. Céntrese en lograr el equilibrio de las tres primeras pes y aparecerá la última pe de beneficio (profit).
Esto de las 4 pes no es solo una estrategia de comunicaciones y mercadotecnia, sino también una nueva oportunidad absoluta de prosperar como negocio por medio del significado y el valor real.

martes, 15 de julio de 2014

El futuro de la cooperación mundial: ¿qué falta?,¿qué puede tener éxito?

A comienzos del siglo XXI, el mundo se enfrenta a una especie de paradoja cooperativa. Popularmente se cree que la cooperación es algo en lo que se involucran actores individuales y colectivos que persiguen objetivos comunes, mientras que los actores que tienen diferentes visiones del mundo y persiguen objetivos contradictorios están poco dispuestos a cooperar. Sin embargo, hasta el año 1990, durante el conflicto Este-Oeste, dos bloques opuestos estuvieron enfrentados y pese a todo hubo cooperación entre ellos. Por lo que respecta a su dotación militar, ambos estaban armados hasta los dientes; ideológicamente, eran dos mundos aparte; y socioeconómicamente, el desarrollo de la sociedad en el capitalismo era incompatible con el desarrollo de la misma en el comunismo. Pero los dos bloques de poder estaban unidos por un objetivo común: el de evitar que la guerra fría se convirtiera en un conflicto nuclear, lo que hubiera causado una autodestrucción colectiva.
Así pues, la intensidad del antagonismo no impidió la coexistencia pacífica bajo la bandera de la disuasión mutua. Era evidente que, en este juego, las dos partes estaban en el mismo barco y que ninguna podía eliminar a la otra sin correr el riesgo de hundirse con ella. Durante la crisis de los misiles en Cuba, en 1962, se pudo apreciar lo cerca que el mundo había estado del abismo. En el sudeste de Asia, América Central y Oriente Medio, la tensión se alivió a través de guerras subsidiarias, que de nuevo no llegaron a desembocar en una conflagración mundial. Desde finales de la década de 1950 dominó la política de distensión, sin que se abandonaran los modelos capitalista y comunista.

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...